Imprimir

008 Dolorosos

MISTERIOS DOLOROSOS

Ofrecimiento:
Ofrecemos este Santo Rosario por…
Todos: Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Rezamos juntos el CREDO

PRIMER MISTERIO DE DOLOR:
La oración y agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní.

Salió y, como de costumbre, fue al monte de los Olivos, y los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: «Pedid que no caigáis en tentación.» Y se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Entonces, se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. (Lc 22, 39-44)
PADRE NUESTRO...

SEGUNDO MISTERIO DE DOLOR:
La Flagelación.

Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. (Jn 19, 1)
PADRE NUESTRO...

TERCER MISTERIO DE DOLOR:
La Coronación de Espinas.

Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura. (Jn 19, 2)
PADRE NUESTRO...

CUARTO MISTERIO DE DOLOR:
El camino al Calvario llevando la Cruz.

Entonces se lo entregó para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. (Jn 19, 16-18)
PADRE NUESTRO...

QUINTO MISTERIO DE DOLOR:
Jesús muere en la Cruz.

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. (Jn 19, 25-27)
PADRE NUESTRO...

MONITOR:
Terminemos nuestro Rosario rezando LA SALVE.

Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.