Imprimir

007 Gloriosos

MISTERIOS GLORIOSOS

Ofrecimiento:
Ofrecemos este santo rosario por…
Todos: Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Rezamos juntos el CREDO

PRIMER MISTERIO DE GLORIA:
La Resurrección del Señor Jesús.

Las mujeres van llevando aromas al sepulcro de su Señor y se encuentran con la sorpresa del sepulcro vacío y a dos ángeles que les anuncian la resurrección de Jesús. Mientras tanto, Santa María atesoraba, por su parte, éste momento glorioso de su Hijo.
PADRE NUESTRO…

SEGUNDO MISTERIO DE GLORIA:
La Ascensión del Señor Jesús

El Señor Jesús bendice a sus discípulos mientras asciende a los cielos, y el gozo llena los corazones de aquellos que saben que El Señor intercederá ante el Padre por ellos. Esta verdad nos debe impulsar a vivir en diálogo abierto y confiado con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
PADRE NUESTRO…

TERCER MISTERIO DE GLORIA:
La venida del Espíritu Santo en Pentecostés.

Reunidos todos los discípulos el día de Pentecostés junto con Santa María, reciben en forma de lenguas de fuego al Espíritu Santo, el “Confortador” prometido por el Señor Jesús, el cual los llena con sus múltiples dones. Santa María nos enseña y educa en la espera paciente a las promesas de Dios.
PADRE NUESTRO…

CUARTO MISTERIO DE GLORIA:
La Asunción de la Virgen María

El Señor en el Evangelio de San Juan nos promete: «Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros» (Jn 14, 3). En Santa María se cumple esta promesa del Señor, y es bendecida por el Altísimo siendo asunta a los cielos en cuerpo, alma y espíritu.
PADRE NUESTRO…

QUINTO MISTERIO DE GLORIA:
La Coronación de Santa María

Santa María, asociada plenamente a los misterios de Cristo, participa de la gloria del Reconciliador, el cual está reinante en los cielos. Análogamente, Santa María es coronada y colocada en un puesto privilegiado para colaborar activamente en la instauración del Reino de Dios.
PADRE NUESTRO…

MONITOR:
Terminemos nuestro Rosario rezando LA SALVE.

Todos: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.